Recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad

Prácticamente todo el mundo puede hacer el Camino de Santiago independientemente de los años que tenga porque no existe una edad recomendada para poder recorrer la ruta jacobea. Desde los niños hasta las personas de avanzada edad pueden hacerlo, teniendo en cuenta siempre la preparación física del Peregrino para poder adaptar cada itinerario del camino a las capacidades y el estado de salud de cada persona. Por ello, recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad no es un problema siempre que nos acompañe un buen estado de forma físico y mental.

Hoy en día es muy habitual recorrer el Camino de Santiago una vez superados los 65 años, tal y como demuestran las rutas jacobeas llenas de peregrinos de avanzada edad. Pero antes de iniciar la ruta, conviene tomar ciertas precauciones y seguir una serie de recomendaciones. Hay que tener especial precaución con las temperaturas altas y bajas, además del avituallamiento durante la ruta. También debemos tener especial precaución con la hidratación durante el Camino de Santiago (nunca pueden faltar las provisiones de agua) y deberemos llevar con nosotros varias raciones de alimento para poder hacer frente a posibles inconvenientes como las bajadas de tensión (habituales a cierta edad).

Por ello, recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad es posible y la opinión de que somos demasiado mayores para hacer el Camino de Santiago no es válida, ya que cerca de un 20% de los peregrinos que recorrieron el Camino de Santiago en 2018 tenían más 60 años. Esto incluye caminantes de 65, 70, 75 años o incluso nonagenarios. Por ello, los años nunca deben convertirse en una barrera para recorrer el Camino.

Recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad.

Peregrinos de la tercera edad en el Camino de Santiago.

Consejos para recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad

Además, la Tercera Edad tiene la ventaja de disponer de mayor tiempo libre para poder elegir con mayor libertad cuándo queremos caminar. Podremos elegir para caminar la mejor época del año para hacer el Camino de Santiago (como abril, mayo o septiembre), aprovechando las temperaturas más suaves, esquivando las masificaciones de peregrinos de verano y también podremos evitar los problemas de escasez de plazas disponibles en la mayoría de los albergues de cada localidad que atravesemos.

Recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad no debe ser un impedimento para hacerlo en solitario, y siempre ha sido habitual ver a peregrinos caminando solos. La hospitalidad y sentimiento de fraternidad que existe en el Camino de Santiago hace que siempre estemos acompañados por alguien que hemos conocido durante el viaje, por lo que es bastante habitual que terminemos caminando junto a otros peregrinos que también han comenzado su viaje solos y han entablado una buena relación para llegar acompañados a Santiago de Compostela. No obstante, recorrer el Camino solo da mayor flexibilidad para tener nuestros momentos de tranquilidad y reflexión.

Por el contrario, el mayor impedimento para recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad, suele ser algún problema de salud, aunque la última palabra la tiene que tener nuestro médico, al que debemos acudir para conocer en qué condiciones nos encontramos (después de pasar un reconocimiento médico), qué limitaciones tenemos y qué precauciones debemos tomar, si finalmente tenemos el visto bueno para caminar. Conviene acudir siempre a un médico para recibir asesoramiento de un profesional antes de iniciar nuestro viaje.

Recorrer el Camino de Santiago en la tercera edad.

Peregrinos de la tercera edad recorriendo el Camino de Santiago.

Otras recomendaciones para peregrinos de la tercera edad

La mayoría de nosotros no estamos acostumbrados a caminar 15 ó 20 km a diario, por lo que todos los peregrinos necesitamos una preparación física previa para ganar resistencia y poder afrontar las etapas con mayores garantías. Es muy recomendable tener experiencia en senderismo antes de hacer el Camino de Santiago, aunque no resulta imprescindible. Existen muchas rutas distintas para llegar a la Catedral de Santiago de Compostela, y todas tienen niveles de exigencia diferentes. Lo más recomendable es que empecemos por itinerarios de pocas jornadas, con etapas cortas que no impliquen demasiados kilómetros de distancia para recorrer cada día.

Por todo ello, la edad no es un factor importante a la hora de decidir si recorremos el Camino de Santiago, lo mejor es echar un vistazo a los últimos datos oficiales de afluencia de peregrinos disponibles del año 2018. Según las estadísticas de la Oficina de Atención al Peregrino, un 55% de los peregrinos que llegaron a Santiago en 2018 tenían entre 30 y 60 años (179.450 en total); un 27% eran menores de 30 años (87.843 peregrinos) y un 18% eran mayores de 60 años (60.085 peregrinos).

Estos datos confirman la gran diferencia de edades que existe entre los peregrinos que recorren el Camino de Santiago, indicando además que tener más de 60 años no es un problema a la hora de recorrer la ruta jacobea. La barrera no debe ser la edad, sino la salud y el estado físico en el que se encuentre el Peregrino. Por todo ello, es muy recomendable prepararse físicamente antes de coger la mochila y los bastones, además de realizar una visita sanitaria para pasar los chequeos médicos de forma satisfactoria.

Por favor, dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.