Recorrer el Camino de Santiago contra el cáncer de mama

Las mujeres tratadas de la enfermedad del cáncer de mama han vuelto a demostrar su fortaleza física y mental en la Ruta Jacobea, ya que por tercer año consecutivo han decidido recorrer el Camino de Santiago contra el cáncer de mama gracias a la ayuda de profesionales del Hospital del Valme. Se trata de una terapia para estas mujeres porque les ayuda a superarse, aumentando su autoestima al comprobar que pueden participar, hacer el trayecto y disfrutarlo como cualquier otra persona.

Un grupo formado por cinco mujeres tratadas en el hospital del Valme se apuntaron el primer año al proyecto nacido en la unidad de Patología Mamaria para enarbolar la bandera de la superación frente al cáncer más frecuente en las mujeres. El pasado año se sumaron 13 mujeres luchadoras para realizar el Camino de Santiago a modo de reto y convertido en terapia. Y en esta tercera edición, el grupo que ha unido a disfrutar de esta aventura está formado por 17 mujeres afectadas por el cáncer de mama, que participan junto a otras dos pacientes con diferentes tumores.

El primer episodio del Camino de Santiago realizado contra el cáncer de mama fue el itinerario de Sarria-Santiago, la segunda ruta escogida fue la de Santiago-Fisterra-Muxía; y en esta tercera ocasión, la ruta elegida ha sido el Camino Lebaniego, un centenar de kilómetros inmersos en la belleza paisajística de los Picos de Europa.

Recorrer el Camino de Santiago contra el cáncer de mama.

Grupo de mujeres recorre el Camino de Santiago contra el cáncer de mama.

El reto de recorrer el Camino de Santiago contra el cáncer de mama por tercer año consecutivo

Suman un total de siete etapas desde Comillas hasta Santo Toribio de Liébana, pasando por San Vicente de la Barquera, Muñorrodero, Cades, Cicera, Covadonga y Cabañes. Las protagonistas subrayan la dureza y grandiosidad del Camino de Santiago 2018, cuyas cualidades no suponen un obstáculo para coronar una vez más este proyecto que ayuda a empoderar a las pacientes con el refuerzo de su autoestima para seguir retando a la vida.

De esta forma, el grupo de mujeres ha decidido volver a recorrer el Camino de Santiago contra el cáncer de mama y el próximo año recorrerán el tramo del Camino Sanabrés, y el cardíaco rehabilitado en el Hospital del Valme, Francisco Javier Ramírez, continuará conduciendo al grupo de las denominadas ‘Chicas rosas’ por los mejores senderos del Camino de Santiago.

Además de estas 19 mujeres tratadas de cáncer, el grupo de este año ha estado conformado por familiares, un viudo de una mujer fallecida por esta enfermedad y 13 profesionales del Hospital del Valme (tres de la unidad de Mama: la cirujana de mama Carmen Delgado, la enfermera Pepa Cantero y la auxiliar de Enfermería Concha Valle). El resto de personal sanitario han sido cuatro médicos, cinco profesionales de enfermería y un trabajador social.

Desde que hace tres años comenzara la iniciativa, las ‘chicas rosas’ casi han cuadriplicado su participación dirigida a desestigmatizar el paso por el proceso de esta enfermedad sobre las fases de diagnóstico, cirugía, tratamientos y recuperación.

Por favor, dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.