Proyectos solidarios del Camino de Santiago para América y África

El presidente de la Asociación Puente de Amistad, Francisco Olivenza, ha recorrido un año más el Camino de Santiago con el objetivo de recaudar dinero que después se destinará a la compra de material divulgativo (libros, material deportivo e incluso medicamentos) para que varios maestros de judo puedan realizar proyectos sociales en países de Hispanoamérica y en África. Los proyectos solidarios del Camino de Santiago para América y África tendrán el respaldo económico de este judoka que sigue recaudando dinero en el Camino de Santiago para financiar esta importante labor social.

La iniciativa se desarrolla bajo el nombre ‘Camino del judoka‘, y se basa en las aportaciones voluntarias que realiza la gente para apoyar esta causa solidaria que consiste en recaudar un euro por cada kilómetro que Olivenza recorre hacia su meta en Santiago de Compostela, como si se tratase de una compra por distancia caminada. Este reto solidario consiguió recaudar cerca de 450 euros en el año 2017, y este año 2018 220 euros que servirán para ayudar a estas personas en Colombia, Argentina o México.

El propio judoka ha manifestado que estos proyectos solidarios del Camino de Santiago para América y África no son nuevos, ya que el pasado año 2017 logró recaudar 450 euros y que este año la cantidad recaudada ha sido menor (220 euros) pero que tienen que trabajar con lo que hay porque saben que hay crisis económica y que afecta a toda la sociedad. Añade que el próximo año tratarán de mejorar este proyecto del Camino Solidario.

Proyectos solidarios del Camino de Santiago para América y África.

El presidente de la Asociación Puente de Amistad, Francisco Olivenza, en el Camino de Santiago.

Un judoka impulsa varios proyectos solidarios del Camino de Santiago para América y África

Olivenza ha explicado que su aventura solidaria empezó en el mundo del judo porque él ayuda a niños en Logroño (La Rioja), y cada dos años se desplaza hasta Mauritania (África) donde tiene un proyecto solidario en la Misión Católica de Nouadhibou. Ha recordado que en 2011 llegó a tener una clase con 150 niños.

Esta asociación presta su apoyo a diversas causas solidarias como la del barrio La Sierra, en Medellín (Colombia), en el que un profesor de judo trata con los chicos que están metidos en la droga, para sacarlos de los cárteles que hay en Medellín. Hace judo con ellos y los saca de la calle, la delincuencia y la pobreza.

Otra de las iniciativas para las que aporta recursos se encuentra ubicada en Cuenca, Rosario (Argentina), donde un profesor de judo tiene una escuela para niños invidentes y con síndrome de down. Asimismo, también para la escuela con niños en riesgo de exclusión social que se encuentra en México Distrito Federal. Se trata de diferentes causas, con diferentes niños excluidos socialmente, pero siempre se reúnen en torno al mismo objetivo de usar el deporte y concretamente el judo para que los niños ganen en autoestima y respeto; unos valores que vienen muy bien para estos proyectos sociales.

Por último, Francisco Olivenza ha recordado que trabajan con otro sistema de ayudas y que la gente también dona a la asociación, prendas de judo usadas para la práctica de este deporte en su sede de Logroño. Contactan con cada centro al que ayudan en esos países y les dicen lo que más falta les hace, limpian las cosas, las empaquetan en bolsas de aire comprimido y las mandan a estas personas tan necesitadas.

Por favor, dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.