El Camino de Santiago en bicicleta gana adeptos

El Camino de Santiago sigue siendo una de las rutas de peregrinación de origen religioso más importantes del mundo. La tradición se remonta a la época medieval y desde entonces, Santiago de Compostela no ha dejado de recibir visitantes de todo el planeta. La experiencia ha experimentado un gran impulso durante las últimas décadas y con la globalización, el fenómeno turístico no ha dejado de crecer. Actualmente, el Camino de Santiago en bicicleta gana adeptos y la ruta de peregrinación sigue en auge.

En la actualidad muchas personas que recorren el Camino de Santiago lo hacen por motivos religiosos, pero muchos otros peregrinos deciden seguir su espíritu aventurero en busca de la naturaleza, el ejercicio físico y/o intelecutal y la propia experiencia en sí.

Las diferentes formas de realizar el Camino de Santiago pueden variar según decida el propio Peregrino, ya sea a pie, a caballo o en bicicleta. Esta última modalidad sigue ganando cada vez mayor número de seguidores, y en 2018 se registraron más de 300.000 peregrinos que llegaron a la capital gallega en bici.

En este sentido, la ruta de peregrinación en bicicleta es escogida por 1 de cada 10 peregrinos y aunque es posible hacerlo durante todo el año, los meses de primavera son los mejores debido al clima que suele ser más agradable y con la temperatura adecuada para la práctica de deportes al aire libre como el ciclismo.

El Camino de Santiago en bici suele ser una ruta muy recomendable en general, aunque puede presentar algunas etapas con grandes desniveles y cuestas muy pronunciadas que exigen al bicigrino una cierta condición física y una preparación bastante exigente, por lo que es recomendable prepararse y entrenar antes de iniciar el recorrido a Santiago.

El Camino de Santiago en bicicleta gana adeptos.

Dos bicigrinos recorriendo el Camino de Santiago en bicicleta.

El Camino de Santiago en bicicleta gana adeptos año tras año

La duración de la ruta puede ser más o menos larga, pero una bastante habitual es la que transcurre desde Roncesvalles hasta la Plaza del Obradoiro en Santiago. Son casi 800 kilómetros en bicicleta para compartir una experiencia sobre las dos ruedas. El bicigrino experimentará momentos duros y momentos menos duros pero en la mayoría de los casos, el Camino de Santiago en bicicleta unirá para toda la vida a aquellos que decidan afrontar sus dificultades de forma conjunta.

En definitiva, el Camino de Santiago en bicicleta gana adeptos cada año, aunque la climatología será otro de los aspectos a tener en muy cuenta al hacer esta ruta en bici. Durante los meses de mayor calor, las temperaturas pueden llegar a superar los 35 grados, por lo que la hidratación y la protección solar serán puntos a tener muy en cuenta. Por el contrario, en los meses invernales, el frío y la lluvia pueden hacer acto de presencia, y un chubasquero será un compañero de viaje muy necesario para el Peregrino, que tendrá que atravesar tramos que incluso pueden estar embarrados.

Las etapas pueden flexibilizarse y adaptarse dependiendo del objetivo y la capacidad de los ciclistas. El recorrido desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela puede hacerse en 14 ó 15 etapas. La mayoría de ellas rondarán los 50 kilómetros, aunque pueden variar. De Saint Jean Pied de Port a Roncesvalles y de ahí hasta Pamplona debería hacerse en dos etapas de gran dificultad por la acumulación de cuestas.

El Camino de Santiago en bicicleta gana adeptos a pesar de sus duras etapas finales

La etapa de Santo Domingo de la Calzada a Burgos tiene 75 kilómetros complicados e incluyen el ascenso a Atapuerca. Al día siguiente el trayecto nos guiará hasta Carrión de los Condes en la etapa más larga del trayecto y alcanzará los 85 kilómetros. Después el recorrido cubre 50 kilómetros entre Ponferrada y la subida a O Cebreiro con temibles repechos, por lo que habrá que reservar fuerzas para esta dura etapa del circuito.

Por último, la parte final del recorrido consta de 70 kilómetros que separan Palas de Rei del destino final en Santiago. El Monte do Gozo será la última prueba exigente del recorrido en bici con una distancia bastante considerable, tras el enorme esfuerzo de haber realizado un recorrido muy exigente durante los días previos a la llegada a la Catedral de Santiago.

Por favor, dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.