Rituales del Peregrino en el Camino de Santiago

El Camino de Santiago conlleva una serie de rituales o tradiciones que el Peregrino ha cumplido desde los tiempos más remotos de la ruta jacobea y que incluso hoy en día siguen realizando para culminar su viaje de peregrinación de la forma más completa posible. En este sentido, los rituales del Peregrino en el Camino de Santiago pasan por varias fases una vez alcanzada la meta final en el itinerario del Camino de Finisterre y Muxía, y que  los antiguos realizaban en forma de tres ritos relacionados con la purificación, muerte y resurrección del apartado espiritual del Peregrino.

Entre los principales rituales del viajero que completa el Camino de Santiago destacan la quema de la ropa del peregrino, bañarse en las fría aguas de la Costa de la Muerte a orillas del  Océano Atlántico y contemplar la puesta de sol desde el cabo de Finisterre.

Rituales del Peregrino en el Camino de Santiago.

Ritual de quemar la ropa del peregrino en el cabo de finisterre.

Los rituales del Peregrino en el Camino de Santiago al llegar a Finisterre y Muxía

La peregrinación no termina hasta que el peregrino no se desprende de su anterior vida, que suele estar representada en alguna de las prendas que ha llevado consigo a lo largo del camino de peregrinación a Santiago. Estas prendas se queman en el cabo Finisterre como símbolo del paso de una vida anterior a una nueva etapa que comienza tras recorrer el largo camino de peregrinación; la persona que retorna ya no será la misma que llegó hasta allí.

Otro rito o costumbre de los peregrinos del camino de Santiago que llegan a su destino de Fisterra, sobre todo entre los peregrinos extranjeros, es el de bañarse completamente desnudo, algo reservado sólo a los valientes ya que las bajas temperaturas del agua podrían causar hipotermia en más de un bañista en el cabo de Finisterre Esta purificación del cuerpo se hace en la Playa da Langosteira, a dos kilómetros antes de entrar en el pueblo. Desde hace siglos, el baño del peregrino le servía para quitarse el polvo de toda su caminata y una vez limpio, comenzaba su cuenta atrás para alcanzar ese final del camino tan duro y a la vez tan importante para todo peregrino.

El tercer rito del peregrino consiste en contemplar la puesta de sol desde el Cabo de Finisterre como símbolo de muerte y resurrección; la muerte del sol en el mar y la resurrección al día siguiente, como la resurrección del peregrino en el día a día de su largo y duro caminar hacia Santiago de Compostela.

Please give us your valuable comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *